dilluns, 1 de setembre de 2008

La busqueda

¿De dónde procede esa búsqueda, esa necesidad de resolver los misterios de la vida, cuando no podemos contestar ni a las preguntas más sencillas? ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es el alma? ¿Por qué soñamos? Tal vez nos iría mejor sin mirar más allá, sin ahondar, sin anhelar. Pero la naturaleza humana no es así y el corazón humano tampoco. No es por eso por lo que estamos aquí; aún así, nos esforzamos por marcar las diferencias, por cambiar el mundo, por soñar con la esperanza, sin saber a quién conoceremos por el camino. ¿Quién en éste mundo de desconocidos nos cogerá de la mano, nos cautivará el corazón y compartirá el dolor de nuestro esfuerzo?